Últimamente estamos sumidos en una corriente humanizadora en todos los ámbitos del sistema sanitario, con el impulso inicial del Proyecto HU-CI, al cual han ido siguiendo otros grupos de trabajo y estudio como son el Foro HURGE (Humanización de las urgencias, emergencias y catástrofes), HONCOR (Humanización de la oncología), HURRA (Humanización de la radiología) y es conocido que hay algunos más en fases más o menos de creación y ganas de poder aportar sus ideas y experiencias, como HUQUI (Humanización del quirófano.

La humanización a pesar de tener grandes y fieles seguidores también cuenta con fervientes detractores que basan su argumentación en que la humanización está implícita en las profesiones sanitarias.

Desde HUGES (Humanizando la gestión) hemos propuesto un cambio de paradigma gestor, un cambio de modelo de gestión clásico hacia un modelo centrado en las personas, donde se trate a los profesionales sanitarios como lo que son: personas. Aquí es donde radica el cambio, el hacer a los profesionales el verdadero centro del sistema, tal como expuso en su día Richard Branson de Virgin “Tus clientes no son los primero, lo primero son tus empleados ya que son ellos los que cuidan de tus clientes”.

Esta es la clave: cuidar al profesional, o no es cierto que un profesional motivado, bien liderado, comprometido, fidelizado, en definitiva cuidado ¿no va a ofrecer mejores cuidados y atención de los pacientes y familiares?

Este es el fin de una gestión humanizada: cuidar, palabra clave, esa palabra tan querida por unos y a veces postergada por otros. Humanización y cuidado no son sinónimos, pero si son y deben ser palabras convergentes, y con ello no hay que pensar que el sistema sanitario, sus profesionales y los gestores sean deshumanizados, nunca se ha planteado esta opción. Estas dos palabras: humanización y cuidado deben ir de la mano para crear un sistema sanitario más justo y mejor.

Cuando hablamos de la H en gestión hemos de ser conscientes de que engloba mucho más que humanización y ya en nuestra imagen corporativa nueva ya dimos un giro muy importante, un guiño a los profesionales y a los gestores ya que la misma es un puente con los brazos tendidos, un puente que une y unos brazos que quieren abrazar al gestor y al profesional y viceversa. Tender puentes es uno de nuestros objetivos como HUGES, puentes efectivos, donde el profesional sienta que el gestor está próximo y eso se debe hacer notar en las actividades y proyectos que surjan en los centros de trabajo.

Pero la H en gestión no es únicamente humanización, esta H engloba muchas más palabras que quieren dar forma a nuestro futuro modelo de gestión sanitaria:

  • Humildad
  • Honestidad
  • Honradez
  • Habilidades
  • Hacer: predicar con el ejemplo
  • Humor
  • (H)empatía
  • (E)tica
  • Hablar y escuchar
  • No hermetismo: transparencia

Si somos capaces de poder interiorizar como gestores que los profesionales no son únicamente un número, presupuestos u objetivos que cumplir, es cuando vamos a ser capaces de cambiar, de ofrecer a los profesionales un sistema mejor, más fidelizado, creando centros de trabajo magnéticos, donde se sientan parte de los mismos y cuidados para ofrecer sus mejores servicios a los pacientes, familiares y comunidad, y además sin lugar a duda aumentará la implicación.

Cambiar de modelo es difícil y complejo, y más aún cambiar dinámicas clásicas en centros de trabajo, gestión por competencias, por procesos, por valores, esta es una de las metas, que los valores impregnen la gestión, valores muchos de ellos con H, y el sistema sanitario es aún más complejo de cambiar, por esas dinámicas que se llevan a la práctica desde hace mucho tiempo, pero ya hay un buen número de gestores comprometidos con el cambio y que creen en el mismo y están iniciando proyectos de mejora de la gestión encaminados a centrar el sistema en las personas, y como no están surgiendo nuevas promociones de futuros gestores que ya cuentan con formación con H en sus planes formativos de máster, postgrado o formación continuada. Aquí está la gran esperanza del sistema sanitario ya que las nuevas generaciones de gestores ya reciben formación para que el cambio sea posible.

Posiblemente no veamos los frutos del cambio en un corto plazo, pero no hay duda que algo está cambiando y en unos años el cambio de modelo que promueve HUGES será una realidad: cuando los profesionales sean el verdadero centro del sistema, y como lector de este artículo ¿A qué estás dispuesto? A cambiar, a ayudar al cambio o por el contrario seguir con los modelos clásicos de gestión.

Parafraseando a John F Kennedy: “no te preguntes que puede hacer la gestión por ti, sino que puedes hacer tu por la gestión”. Sin duda el cambio depende de nosotros, HUGES es una idea, una visión, un sueño, que con ayuda de todos los actores implicados se puede hacer realidad para un sistema sanitario mejor.

Esta sería la línea de trabajo que debería emprender SEDISA, en su nueva etapa liderada por Carlos Alberto Arenas y su equipo innovaSEDISA, con la finalidad de que la gestión sanitaria tenga H y poder gestionar con corazón.

Albert Cortés Borra
Director de HUGES (Humanizando la gestión sanitaria)
Enfermero
Máster en gestión de servicios de enfermería
Supervisor de enfermería. Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus
alcortes@vhebron.net
Twitter: @acortesborra